Según la encuesta elaborada por la FNCP entre más de 100 centros privados,  los conciertos han descendido un 12% desde 2013. A este descenso en número se suma el descenso del volumen, de hecho, un 35% manifestó que la cantidad de conciertos se había reducido en el último año.

La sanidad privada ofrece una excelente calidad y eficiencia. Es más, los conciertos con la sanidad privada representan, además, un importante ahorro ya que, está demostrado que el precio que se paga a los centros privados es, de media, un 30% inferior a los costes de la misma intervención en la sanidad pública.

Desde la ACPM queremos animar a las autoridades sanitarias de la CCAA de Madrid a una mayor colaboración e implicación de la sanidad privada en el desarrollo de los pliegos de los concursos y la creación  de una mesa de seguimiento conjunta para garantizar la calidad y buena marcha de los mismos.